“Nadio vió Matrix” por Walter Graziano


Compré este libro porque me gustó mucho “Hitlter ganó la guerra” (del mismo autor), el cual me recordó alguna teorías conspirativas que había leído por la Internet buscando información sobre el proyecto “Monarch” o “MK-Ultra” que para quien lo no sabe, es según algunos un proyecto secreto del gobierno norteamericano para dominar a ciertas personas induciéndoles doble personalidad. Estas personas serían espías y asesinos perfectos. Una aproximación al tema es la película “The Manchurian Candidate” y otra no tan conocida pero que muestra o ilustra aún mejor lo mencionado acerca del proyecto Monarch: “Conspiracy Theory” .

El libro comienza con la interesante historia del Imperio Romano, mencionando el mecanismo de su apogeo, crisis y caída.

Pues bien, “Hitler ganó la guerra” mencionaba algunos de los condimentos encontrados en la web de estos proyectos: los Iluminati y la sociedad secreta Skulls and Bones a la cual pertenecerían encumbrados personajes de la vida política de los EEUU, entre ellos, nada más ni nada menos que George Bush padre y George W. Bush, su hijo.

Pero la saga de “Hitler ganó la guerra”, esto es: “Nadie vió Matrix” es no sólo un refrito de las tesis del primero, sino que con el agregado de toda la conspiparanoia que uno podría imaginar.

Al cabo de leer el libro, queda claro que la humanidad somos víctimas de un grupo de preclaros y muy astutos sujetos, la élite que con astutas maniobras de inteligencia, contrainteligencia, conspiraciones varias, guerras, asesinatos y toda una variedad de herramientas por el estilo deja de lado el motor histórico-económico que conforma la historia, manipulándola a su favor.

¿La revolución francesa fue el resultado de la ascendente burguesía ? Claro que no: es el resultado de las maniobras de las sociedades secretas masónicas conspirando en las sombras.

¿La caída del muro de Berlin es por la ineficiencia y cortedad política de la burocracia soviética? Error: es el resultado de una planificación cuidadosa de la sociedades secretas incrustadas en el seno del politburó.

Llega a mencionar un pacto entre Lew Dawidowitsch Bronstein (Trotsky)  y el servicio secreto inglés en contra de la URSS.

Sin dudas asistimos a un desembozado uso del poder político militar en pos de intereses de unos pocos ricos y poderosos; pero de allí a suponer que toda la historia  es una sucesión de hechos provocados por sociedades secretas, es como demasiado.

Realmente una sola palabra resume mi experiencia de leer este libro: decepción.

Los temas son los archiconocidos de la conspiparanonia que se puede encontrar haciendo una simple búsqueda en la Internet de la palabra “Iluminatti” o “Monarch project”.

Sólo le falta agregar al autor la visión de los “hombres-lagarto” que en sus orígenes iniciaron esas sociedades secretas para mantener el control sobre la humanidad. Y obviamente de los planes secretos “Monarch” y “MK-Ultra” de la CIA y demás agencias gubernamentales norteamericanas.

Se confunden todos los términos en una mezcolanza de párrafos que se repiten una y otra vez, quizás pretendiendo que esa repetición aumente la verosimilitud de los argumentos.

En fin, un libro realmente malo, que me costó terminar de leer.